Uso de tapones auditivos

Hoy os voy a hablar sobre los tapones auditivos…

En general a los trabajadores les suele gustar más utilizar tapones que orejeras porque molestan menos, dan menos calor en verano, puedes utilizar otros equipos de protección sin que te molesten…. tipo gafas, pantallas, caretas de soldar, semi-máscaras, etc…

La verdad es que es un buen artículo y está bien pensado, es más barato que las orejeras, molesta menos, la gente lo utiliza más, ahora bien…

 

¿Se utiliza este producto bien?, ¿se siguen las instrucciones del manual del fabricante?

Mi respuesta es NO. En general, quizás alguno se salve, pero siento decir que NO hacer caso a las instrucciones del fabricante es lo habitual.  ¿Por qué? os preguntaréis…

Os voy a contar una breve historia…..

 

Hace relativamente poco, fui a enseñarle a un cliente modelos de protección auditiva, vamos, orejeras y tapones.

Cuando estábamos en la reunión, llegó el médico de la fábrica… Al ver las muestras, le dijo al Técnico de prevención… “si no enseñamos a utilizar los tapones como es debido, no los compres, que usen orejeras”

– ¿y eso?… Le preguntó el técnico de prevención.

-Ven conmigo un momento.

Nos llevó a una zona de corte de madera de la fábrica, donde el ruido era elevado y el polvo de madera en el ambiente se podía ver, y eso que tienen máquinas con aspiración e instalaciones bastante actualizadas, y nos dijo….

– Observad a aquel trabajador, mirad donde lleva los tapones…

Llevaba unos tapones con cordón desechables, quitados y apoyados en sus hombros…

– ¿Te das cuenta el montón de suciedad, polvo, etc… que se va a meter este señor en el oído cuando se ponga ese tapón?… es carne de cañón para una infección de oído (otitis)…- dijo el médico.

La verdad es que tiene razón el médico, nosotros estamos enfocados en la protección y en que utilicen el producto, pero, hay veces que se nos escapan otras cosas… en la mayoría de casos no se forma a los trabajadores de cómo se debe usar el tapón… qué tiene que hacer con él  y cuando lo debe desechar…

Una vez que nos quitamos un tapón del oído, este sale impregnado con la cera que produce el oído como protección natural.

Esa cera que lleva el tapón recién quitado, al entrar en contacto con algo, bien sea ropa, mesa de trabajo, tapa de una carpeta, etc…. lo que hace es recoger toda la suciedad que hay en ese espacio, y adivina dónde va a parar todo eso…

…en efecto, a nuestro oído.

A todo eso, como no, hay que añadir la suciedad que tiene la mano cuando moldeamos un tapón desechable para poderlo introducir en el oído, estoy por apostar que el 99.9% no se lava las manos antes de ponérselo.

Los fabricantes no recomiendan lavar los tapones desechables. En cuanto te los quitas para algo, deberías de utilizar unos nuevos, pero no suele ser así, se suelen reutilizar por lo menos el turno completo de trabajo….

¿Os suena esto?, “una persona está en una máquina trabajando y viene un compañero a decirle algo, este se quita los tapones para escuchar mejor, y cuando acaban de hablar, se los vuelve a poner”.

  Es una práctica habitual e instintiva, que realiza sin darse cuenta el operario, pero, ¿donde pone los tapones mientras está hablando?

  • Lo sujeta con la mano sucia hasta que acaba de hablar, luego se lo vuelve a moldear con esa misma mano sucia y se lo coloca de nuevo.
  • El tapón lleva cordón y lo apoya en la ropa que está llena de polvo y suciedad, después lo vuelve a moldear con la mano sucia para volver a colocarlo?

¿Qué podemos hacer para evitar esto?

Es complicado, pero como todo en esta vida, todo empieza con la educación y con los hábitos. Una vez que estos hábitos se vuelven rutinas todo es más sencillo.

Para utilizar los tapones de nuevo debemos de:

  1. Inspeccionarlos para detectar indicios de suciedad, daño o rigidez.
  2. Desecharlos de inmediato si su estado no es normal.
  3. Para mantener una higiene adecuada, debes desechar los tapones para oídos de un solo uso o desechables después de utilizarlos.
  4. Para un mantenimiento adecuado de tapones reutilizables, tienes que lavarlos después de utilizarlos con jabón suave neutro, colocarlos en una caja cuando no los utilices y pueden tener una vida útil de 2 a 4 semanas.

  Pues no es para tanto, verdad. Si la persona que utiliza tapones sigue estas recomendaciones, evitará tener algún tipo de otitis en el futuro, y mejor salud auditiva.

Bueno pues esto es todo por hoy, simplemente darte las gracias por seguirme y hasta próxima…

David González

Compartir con:


Leave a Reply



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies